EL VIENTO DE UMANAK
El viento de Umanak
El viento que no viene de ningún sitio ni va a ningún lugar, el viento que en ocasiones sopla sobre las cabezas de algunas personas, y les deja la chispa, la genialidad, o la locura genial que les lleva a desafiar los límites establecidos, visibles o invisibles y adentrarse en lo increíble, en lo sublime. El viento, el viento de Umanak, que debería un día rugir sobre todos nosotros, y permitirnos poseer la chispa, la genial locura de vivir con dignidad.
viernes, mayo 06, 2005
Los momentos de BLADE RUNNER
.


Es curioso como los Guardianes de los recuerdos más sublimes, se coaligan, en ocasiones, para reverdecer aquellas sensaciones y aquellos momentos mágicos y como, también, las fuerzas del lado oscuro se alinean para que emerja todo aquello que hemos vivido y que más valdría que se quedase donde está.

Pero hoy aplaudo a los Guardianes de lo hermoso.

Veamos.
De todos los que amamos el séptimo arte, no me cabe la menor duda que, la mayor parte de nosotros, sentimos una predilección especial por BLADE RUNNER.

Las sensaciones vividas durante la contemplación de tal espectáculo, no es algo que se pueda olvidar fácilmente, y las interpretaciones de esa historia pueden ser tantas como espectadores haya tenido.
Es fascinante la música, y son fascinantes la fotografía y el decorado, decadente, lluvioso, recargado, húmedo, oscuro…y las evoluciones de los inolvidables personajes, aquellos replicantes que tan solo querían pedirle al creador, a su creador, seguir viviendo, ya que una corta vida era el único límite a su perfección.

Y aquella escena, la del monólogo, la del canto de muerte del replicante nexus 6, Roy, que aún hoy, me dice muchas cosas y sigue poniéndome la carne de gallina.
Parece ser que Ridley Scott, el director, accedió a la petición de Rutger Hauer de personalizar este monólogo y así, el actor, versionó magistralmente lo que escribió Philip K. Dick, que era un poco más rebuscado y largo. La mano del director hizo lo demás; el montaje, la lluvia ralentizada, la paloma, el saber captar el gesto del Blade Runner, Deckar, como apiadándose de aquel replicante que momentos antes le había querido matar, y que después le salvó la vida, porque era, la vida, en esos momentos y en todas sus formas lo que más amaba…
Esta escena, tan bien interpretada y tan bien dirigida y montada, ya de por sí vale la mitad de la historia del cine; el Viento del Humanak, sopló sobre sus cabezas.

Retomando el hilo del principio del texto, voy a relatar unos hechos en orden cronológico y acaecidos en muy poco tiempo, que me hacen pensar mucho sobre las coincidencias, sincronicidades o sobre los Gestores de sentimientos y emociones, que los hace aflorar, inexplicablemente, en el momento menos pensado:

HECHO 1
El viernes pasado, cuando la casa ya tuvo paz, y sus moradores descansaban, y aunque estaba yo bastante agotado, me apeteció ver, por un extraño impulso, por enésima vez la película, hasta la madrugada. Y no por repetida, su visualización seguía sin perder fuerza. Y he seguido, después de tantos años, conteniendo la respiración como la primera vez que la vi, mientras la banda sonora envolvía el ambiente con un manto invisible, pero acogedor, que invita a la introspección.

HECHO 2
Me entero que Rutger Hauer, estuvo en marzo en La Semana de Cine Fantástico de Málaga como artista invitado y asistió al pase de la película. Me dio un pequeño pasmo, por la coincidencia y por que, como siempre, me entero tarde de muchas cosas, y hubiera hecho un esfuerzo por acercarme a Málaga para estar con el que siempre será Roy, el replicante y el que fue además, extraordinario interprete de “La leyenda del Santo Bebedor”.

HECHO3
La coalición de Guardianes, dirigió mis pasos al Fnac, donde vi que Ismael Serrano había sacado nuevo disco y al ir a comprarlo, vi que el título era “Naves ardiendo más allá de Orión” (Antonio Vega, me dio otro susto, cuando, al ir a coger su también último disco, vi una canción que se titula “Ángel de Orión”, pero comprobé que no tiene nada que ver).
Decía Ismael, al respecto de su disco, estas bellas palabras:

“Estas canciones son mis naves en llamas, las lágrimas que rescaté del temporal, retazos de lo que fuimos, los miedos que salvé de la hoguera, mi dulce memoria. Cuando todo es tan frágil, cuando la calma y tu contrato temporal son tan precarios, cuando la paz se rompe y los vagones de tren arden, uno intenta rescatar la primavera, las noches de viernes, la vacuna del desánimo, la certeza de estar vivo. Allá van estas canciones, contra el olvido y la fugacidad que estos tiempos imponen, ahora que nos queda todo por hacer, para que aquellas naves no se extravíen, aunque ardan de por vida en nuestras bocas.”

Sencillamente memorable.

HECHO 4
Leyendo un libro en el sofá, oigo algo que me retrotrae, nuevamente a aquella magia. Levanto la cabeza y en un anunció televisado de Iberia, un hombre de color, con una trompeta ( aunque en realidad fuera el saxo de Dick Morrisey) ataca las notas de “Love Theme” de Vangelis, su mejor composición, quizás, y banda sonora inolvidable de Blade Runner, y de muchos momentos de mi vida. Por supuesto, la perplejidad vuelve a hacer mella en mi.

HECHO 5
Leyendo en el periódico, aparece una reseña literaria y me inunda nuevamente el cuerpo un torrente de adrenalina; el buen Miguel Ángel Prieto estrena libro que habrá que comprar: se titula, ¡¡¡BLADE RUNNER!!!.


Dos HECHOS MENORES, son el pase reciente de "BlackHawk, Derribado" por la autonómica y el estreno inminente en cines de "El reino de los Cielos", ambas, como no, de Ridley Scott.



Así que, el que suscribe, se siente de repente inmerso, de nuevo, en aquella magia que emanaba del film que harían falta muchas palabras, cuidadosamente elegidas para describirla, o quizás harían falta palabras aún no inventadas. Algo así como la transtemporalidad que pueda sentir el que se fija atentamente en “La rendición de Breda” de Velázquez, o “El Jardín de las Delicias” del Bosco, por poner dos ejemplos.

Y me paro a pensar en cuantos indicios hacen falta para crear una prueba de algo. De algo que transcienda a lo humano me refiero ( ¿cinco hechos serán suficientes?).

Y como todo, tiene sus daños colaterales, por decirlo de algún modo. Al volver a seguir el hilo del argumento, puede entonces uno pensar en lo efímera de la vida ( en la “insoportable levedad del ser”), en lo mucho que queda por hacer, por oír, por ver, por decir, por sentir…y que nada permanece, incluso este blog desaparecerá y los que puedan leerlo y el que lo escribe, algún día dejarán de existir.

Y lo que sentí aquel día, cuando desperté, aterido de frío, extraviado en pleno bosque de Irati, y contemplé aquel amanecer que se filtraba entre las hayas recubiertas de musgo, mientras, sumergido en aquella fuerza salvaje de la naturaleza, tuve el convencimiento de que en esta vida, yo podría llegar a hacer cualquier cosa.

Y aquel hormigueo que nos invade a mi amigo Aragorn y a mi, cuando recordamos que cambiamos el limite del pueblo, un mojón centenario, a unos veinticinco metros mas allá del término del pueblo vecino, y que en las últimas mediciones cartográficas, por una extraña casualidad, quedó como válido, agrandando así el territorio de nuestra localidad, lo que ocupa el área de un triángulo de dos kilómetros de base y veinticinco metros de altura.

Y el día en que vieron la luz Arwen y Frodo; ¿cómo describir esos instantes?.

Y aquellos libros y cómics, que después de leídos parecen nuevos, sin apenas huellas, y que guardo con suma delicadeza y que al volver a tocarlos suavemente, me siguen susurrando miles de anhelos y aventuras vividas y por vivir.

Y aquellos instantes en que por el rabillo del ojo veía nítida la figura de aquella persona que se fue y que siempre a velado por mi, y que desaparece al volverme.

Y el momento preciso en que mis pies ya no tocaron el suelo cuando salté en parapente.

Y aquel momento en que en pleno Pirineo, se levantó a tres metros de mi un enorme oso y que, nos quedamos mirándonos durante unos extraordinarios segundos en que pudo más lo inexplicable del momento que el instinto de supervivencia.

Y el éxtasis que sentí cuando vi los ojos de plato de Arwen cuando le enseñe su primer nido, con tres huevecitos, a horcajadas encima de un árbol perdido en el campo.

Y aquella noche en que vi pasar todas las estrellas fugaces del Universo, un día de San Lorenzo, en los despejados cielos de la serranía de Teruel.

Y todos esos momentos, grandiosos o triviales, pero míos.
Y muchos más que atesoran los Guardianes de los Recuerdos más Sublimes.


Todos esos momentos, se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia.

.
Así hablaba Kaloni, el navegante a eso de las 3:29 p. m.  
11 Comments:
  • At 5:54 p. m., Blogger illa said…

    Opino que si algo tiene el cine..es precisamente el poder de permanencia. La permanencia del disfrute, la maravilla y el descubrimiento, por muy de memoria que se sepa cada escena.
    Por eso mismo pienso que esos momentos jamás se perderán, ni aunque tú te pierdas. Pues llegarán otros que la disfrutarán de nuevo de ese filme por el que no habrá pasado el tiempo. Y se asomarán a la ventana de las sensaciones y la magia, como tú has hecho.
    En cuanto al resto..siempre te acompañará, y como no, existe la palabra escrita para asegurar su inmortalidad.
    (Yo hasta estaba pensando últimamente en imprimir mi blog, por aquello de por si acaso se caen los servidores y todo se queda en nada).

     
  • At 5:56 p. m., Blogger illa said…

    Opino que si algo tiene el cine..es precisamente el poder de permanencia. La permanencia del disfrute, la maravilla y el descubrimiento, por muy de memoria que se sepa cada escena.
    Por eso mismo pienso que esos momentos jamás se perderán, ni aunque tú te pierdas. Pues llegarán otros que disfrutarán de nuevo de ese filme por el que no habrá pasado el tiempo. Y se asomarán a la ventana de las sensaciones y la magia, como tú has hecho.
    En cuanto al resto de momentos atesoradosa nivel personal..siempre te acompañarán, y como no, existe la palabra escrita para asegurar su inmortalidad.(A veces incluso la oral..hay historias de nuestros abuelos, leyendas y mitos que aún perduran en nuestra memoria y parecen imborrables)
    PD:Yo hasta estaba pensando últimamente en imprimir mi blog, por aquello de por si acaso se caen los servidores y todo se queda en nada).

     
  • At 7:28 p. m., Blogger Graf von Dracula said…

    Los Guardianes de los Recuerdos pueden ser muy buenos, por más que a veces nos juegan malas pasadas. ME alegra que te traigan cosas bellas.

    Suerte!

     
  • At 9:47 a. m., Blogger cris said…

    Sí, esos recuerdos se perderan en el tiempo como nos perderemos nosotros, pero mientras han sido tuyos y te han hecho vibrar y emocionarte y al compartirlos nos has hecho vibrar y emocionarnos.
    Gracias

     
  • At 11:55 a. m., Blogger Mizar said…

    Como en otras muchas ocasiones, después de leerte me quedo sin palabras. Que bien plasmas siempre lo que quieres decir.....
    Así que, tan solo te dejaré un besito y un abrazo para ti y como no, para los tuyos, que para mí, todos sois uno.

     
  • At 11:37 a. m., Blogger Elisabeta said…

    Te he leido y ahora mismo mis ojos estan humedecidos porque me has ido cautivando primero con los hechos que ibas describiendo referentes a la película,la dedicatoria del cd de Ismael Serrano me ha impactado y ya llegar al final y leer todos "tus" momentos...en fin,estoy sensiblona,lo que importa es que ahora estamos aqui,eso es todo.Gracias por compartir tu post lleno de bellos momentos.

     
  • At 12:04 p. m., Blogger Elisabeta said…

    He vuelto a leerte otra vez,esta mañana tus letras estan marcando mis horas :(

     
  • At 1:28 p. m., Blogger Norda said…

    Impresionante. Tienes suerte de que tus Guardianes guarden tan bien las cosas :)

     
  • At 8:01 p. m., Blogger pituky said…

    No se perderán!! son momentos tuyos y que narices importa si otros los conocerán o no. Son momentos especiales, sentimientos y sensaciones que marcan. Afortunado de poder sentarte y recordar esos minutos vividos.
    La vida merece la pena por esas cosas!!
    Un besote enorme,

     
  • At 12:16 a. m., Blogger Poderosa said…

    así es el cine, cuando vemos determinadas películas, nos vemos reflejados en ellas y luego, cuando estamos en la vida real, nos pasan cosas, que parecen salidas de una película.
    Y si , es verdad, hay películas, que pueden marcar la vida de una persona,totalmente de acuerdo.
    Y lo de la noche de san lorenzo y sus estrellas fugaces, yo viví lo mismo pero en la playa, impresionante.
    Gracias, por la visita que me has hecho!!

     
  • At 5:52 p. m., Blogger DaliaNegra said…

    Me encanta este post.He llegado hasta aqui después de visitar blogs enlazadas (en una fantástica hilera de fichas cayendo hasta la tuya)Creo que te leeré a menudo.

     
Publicar un comentario
<< Home
 
 
Eslora

Name: Kaloni
Home: Valencia, Spain
About Me:
See my complete profile
Se dijo
Se dijo
Shoutbox

Qui dabat olim imperium, fasces, legiones, omnia, nunc se continet atque duas tantum res anxius optat, panem et circenses.

Buena Gente
Modelismo Naval
Guitarra
Saxo
Contabilidad
Comic
Bravo por la Música

Powered by

Blogger Templates

BLOGGER

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.