EL VIENTO DE UMANAK
El viento de Umanak
El viento que no viene de ningún sitio ni va a ningún lugar, el viento que en ocasiones sopla sobre las cabezas de algunas personas, y les deja la chispa, la genialidad, o la locura genial que les lleva a desafiar los límites establecidos, visibles o invisibles y adentrarse en lo increíble, en lo sublime. El viento, el viento de Umanak, que debería un día rugir sobre todos nosotros, y permitirnos poseer la chispa, la genial locura de vivir con dignidad.
viernes, febrero 11, 2005
Los que no abandonaron su puesto
Gary Cooper, en su soberbia interpretación en Solo ante el peligro, al final, se depoja, se autodespoja, de su dignidad de cargo público arrojando su estrella de sheriff al pueblo que ahora le rendía pleitesía, pero que le volvió la espalda antes, en el momento decisivo.
El sheriff estuvo en su sitio, cuando debía, y por ello no se despojó de su dignidad, como persona.

Me emociona la historia de todo aquel que estuvo en su puesto, aún cuando las cosas venían mal dadas, aún a costa de su propia vida.

Conservo en la retina, cuando las inundaciones, la escena de aquel perro que estuvo durante toda una agónica mañana, intentando por todos lo medios, a dentelladas, con sus garras, sacar por un agujero del techo de un cobertizo, a un potro cuya cabeza era lo único que mantenía fuera del agua. Y estuvo intentándolo una y otra vez, ladrando de rabia y desesperación, como dándole órdenes al caballo, estirando de su crin hasta que vencido por su peso volvía a caer, y volvía a probar con todas sus fuerzas, durante toda una mañana, ya que nadie podía acercarse debido a la inundación. Hasta que , exhausto por el agotamiento, el pobre animal, cayó o se dejó caer por el agujero arrastrando con él, al mismo tiempo, la esperanza del potro.
Todos los que, en la lejanía, con impotencia por no poder hacer nada, vimos el terrible y a la vez extraordinario espectáculo, sentimos que algo se nos moría también por dentro.
Aquel noble perro estuvo en su puesto, y la noche anterior cuando el agua empezó a subir, ni siquiera intentó otra cosa que encaramarse a aquel tejado, porque su misión era cuidar de los caballos, y eso hizo, hasta el final.

Yo, cuando tengo problemas de fe, me acuerdo de aquellas monjas, curas y misioneros, que permanecieron en su puestos y no quisieron ser evacuados cuando las carnicerías de hutus y tutsis, ya que, decían, no iban a abandonar a su suerte a aquellas pobres gentes, justo cuando más que nunca les necesitaban. Justo cuando los precarios hospitales estaban abarrotados de heridos.
Y allí se quedaron, sin pensárselo, aún a costa de sus vidas.

Los problemas de fe se me resuelven inmediatamente.
Así hablaba Kaloni, el navegante a eso de las 2:35 p. m.  
9 Comments:
  • At 8:47 p. m., Blogger La vida al revés said…

    Eso es de ser muy digno, muy honrado y de mucho mérito vamos. Pero desgraciadamente personas así quedan ya muy pocas. Vivimos en un mundo donde todos quieren pasar por encima, para llegar a más por cualquier precio.

    Buen finde Kaloni.

     
  • At 1:20 p. m., Blogger airelai said…

    Nada mejor que seguir creyendo, creyendo en uno mismo, en tus valores... en tu manera de vivir la vida, tu manera de ver las cosas... Ojalá los intereses que nos guían fueran simplemente "las personas", ojalá fuéramos más humanos en estos cuerpos a veces de piedra.
    Mil besos y un abrazo

     
  • At 4:58 p. m., Blogger Graf von Dracula said…

    Tu escrito me hace pensar que muchas veces, cuando en los dibujos animados se pretende dar a los animales cualidades "supuestamente humanas" como el valor, la capacidad de amar, o la disciplina, estas no son tan "supuestamente humanas" sino universales.

    Tras este comment rollo "National Geographic" de pacotilla, solo decirte que tengo "Los Duelistas" en DVD (tu recomendación bastó para que la comprase): Una película que no difiere mucho de tu post, en la que un D'Hubert consolidado no huye cuando el pobre diablo de Feraud va a por él. El final es muy bueno. Gracias de todo corazón por una recomendación tan buena.

     
  • At 8:37 p. m., Blogger pituky said…

    Es cierto. Es de quitarse el sombrero todas esas personas que arriesgan sus propias vidas y están ahí por los demás...es el mejor ejemplo de fe que existe.
    Muy bueno recordarlo en una sociedad en la que cada cual cada vez vamos mas a nuestra puta bola y en el que hay cada vez tenemos menos contacto con el prójimo!
    Un besito, feliz finde!!

     
  • At 2:20 p. m., Blogger Poledra said…

    Pues sí, recordando a esa gente, se vuelve a creer en la humanidad.

    Un post muy bueno. Un abrazo enorme!

     
  • At 7:46 p. m., Blogger Elisabeta said…

    Nunca he pensado que haría en una situación asi,pero me gustaria saber que soy de los que no abandonan su puesto...en todo caso es admirable y empequeñece nuestros problemas cuando pensamos en esos ejemplos.Besitos

     
  • At 12:30 p. m., Blogger Isthar said…

    A veces, a nuestro alrededor, hay pequeños actos aparentemente insignificantes de personas que quizá no salieron por la tele ni protagonizaron grandes proezas, pero que en su día a día están al pie del cañón, luchando por lo que creen y no dejando que la vida les venza.

    Sin duda es admirable, y le devuelve la esperanza a cualquiera...

     
  • At 1:16 p. m., Blogger kaloni said…

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

     
  • At 1:20 p. m., Blogger kaloni said…

    Gracias porqué tocavia hay gente que lucha por los demás y por la continuidad, cómo KALONI KIENGA, verdad Kaloni?

     
Publicar un comentario
<< Home
 
 
Eslora

Name: Kaloni
Home: Valencia, Spain
About Me:
See my complete profile
Se dijo
Se dijo
Shoutbox

Qui dabat olim imperium, fasces, legiones, omnia, nunc se continet atque duas tantum res anxius optat, panem et circenses.

Buena Gente
Modelismo Naval
Guitarra
Saxo
Contabilidad
Comic
Bravo por la Música

Powered by

Blogger Templates

BLOGGER

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.