EL VIENTO DE UMANAK
El viento de Umanak
El viento que no viene de ningún sitio ni va a ningún lugar, el viento que en ocasiones sopla sobre las cabezas de algunas personas, y les deja la chispa, la genialidad, o la locura genial que les lleva a desafiar los límites establecidos, visibles o invisibles y adentrarse en lo increíble, en lo sublime. El viento, el viento de Umanak, que debería un día rugir sobre todos nosotros, y permitirnos poseer la chispa, la genial locura de vivir con dignidad.
martes, julio 04, 2006
El San Felipe
.
.
.
.
.
.
La Leyenda Negra española, es suficientemente conocido que fue un a gran operación de marketing, orquestada por ingleses y holandeses, con el objetivo, más que ningún otro, de poderse repartir los jirones del que un día fue el Imperio Español.
Y leyenda negra, ya se sabe, de noche todos los gatos son pardos, y más leyenda merecerían los franceses, ingleses, alemanes, portugueses, holandeses y la madre que nos parió a todos.

Acordémonos de los progroms de hugonotes , cataros, los judíos ingleses, los hereros del Tanganika, los brasileños…..

Y más que ninguna otra cosa, me toca los bemoles nuestra genuflexión ancestral ante la historiografía foránea, especialmente la inglesa, tan veraz ella.

Nos tragamos, como he dicho la Leyenda Negra, sin más. Y hoy, cuando los historiadores ingleses reconocen, a regañadientes, que aquella armada que enviamos, SI fue derrotada por los elementos, aquí, parece que no nos lo acabamos de creer, desde el mismo momento en que seguimos editando libros de texto con la historia de la Armada Invencible ( la han visto mis ojitos), en cuanto que, nunca la nombramos así, todo lo más se la llamo la Empresa de Inglaterra, y no Armada Invencible, nombre que inventó el perro inglés, para mayor gloria suya, y para tocarnos los cojones, claro.

Y así, como hicieron ellos, olvidamos que en Cartagena de Indias, derrotamos al mando del gran marino Blas de Lezo, a una armada inglesa mucho mayor que la que enviamos nosotros ( ¡¡¡a qué duele no saberlos ¿eh?!!!). Olvidamos que se fueron corriendo tras pretender tomar el Ferrol, olvidamos los convoyes ingleses que capturó Luis de Córdova ( con “v”), olvidamos el valor de nuestros marinos a bordo de frágiles, pequeñas y viejísimas cañoneras contra los infinitamente más grandes y artillados acorazados yankees en Cárdenas, Cienfuegos y Mazarillo….
Olvidamos tantas cosas y nos tragamos tantas mentiras….

Y ¿sabéis que?, hijos de la pérfida Albión, hoy me acordaré del San Felipe, y así no morirá del todo la historia de aquellos hombres formidables que no se rindieron.

Nos habréis vilipendiado hasta lo indecible, nos habéis robado riquezas, territorios y almas, habéis conseguido que nos tragáramos vuestras mentiras, y que olvidáramos vuestros olvidos y que no rindiéramos homenaje eterno a nuestras mujeres y hombres irreductibles.

Pero ahí tendremos siempre a nuestro San Felipe, y eso no nos lo arrebatará nadie.

En las operaciones en el Canal de la Mancha, en un momento de la Empresa de Inglaterra, el galeón San Felipe, estuvo rodeado por hasta 17 ( ¡¡¡17!!!) barcos enemigos a la vez, sin que se atrevieran a acercarse, y es que uno que se atrevió, voló por los aires.
Por aquel entonces, los ingleses nos atacaban a la Atlántica, es decir desde lejos. Tenían pavor de luchar a la Galana, como hacíamos nosotros, al abordaje. Nos tenían miedo.
Bien es cierto que a lo largo de la historia han abordaron barcos españoles, pero por lo general lo hicieron cuando éstos estaban indefensos o fuera de combate.
De este ancestral complejo respecto a nosotros de no atreverse a luchar a la galana, deriva esa táctica ( hasta el otro día, como quien dice, la utilizaron, en Trafalgar, por ejemplo) de barrer las cubiertas de los barcos enemigos con fuego de carronada o mortero repleto de metralla, para provocar la máxima carnicería posible, en cuanto nosotros preferíamos destrozar jarcias, velas, desarbolando y dejando sin gobierno al barco contrario y buscar el abordaje y el cuerpo a cuerpo.

El San Felipe devolvió el fuego, y perdiendo la mitad de su tripulación en el combate, logró hacer lo que aún hoy parece imposible, y es que nadie sabe cómo pudo hacerlo: ZAFARSE.
El San Felipe, aislado, solo, devolviendo el fuego a los 17 barcos que le rodeaban, logró zafarse, hundiendo un barco en el combate y a algunos más posteriormente por los daños que les infringió.

No sé la historia posterior de este galeón, pero hoy mi brindis va por ellos, por el San Felipe, por sus hombres, que no se rindieron, y decidieron que el que quisiera agujerear su curtido pellejo de marino español, tendría que acercarse primero, y tener lo que hay que tener después.

Y por que aun les sobró resuello para gritarle al perro inglés lo que gritamos en mi pueblo a los cobardes que nunca pelean solos: ¡¡¡¡Diecisiete contra uno, mierda para cada uno.!!!!

Así que, eso no nos lo quitará nadie; Blas de Lezo, Juan de Austria, Bernardo de Gálvez, Méndez Núñez, el Gran Capitán, el acorazado Numancia, la cañonera Velásquez.


Y el galeón SAN FELIPE.
.
.
.
.
.
.
Así hablaba Kaloni, el navegante a eso de las 8:46 a. m.  
7 Comments:
  • At 2:50 p. m., Blogger Elisabeta said…

    Venga,yo brindo también :D

     
  • At 2:53 p. m., Blogger AzIraFel said…

    Si otra cosa no sé, pero para cojones (con perdón) los nuestros.

    Y lo dice alguien que ha visto marines americanos yendo de maniobras y, sinceramente, no son para tanto.

    Lo que hay que admitirles es una logística a-co-jo-nan-te, eso sí.

     
  • At 3:21 p. m., Blogger Mar said…

    Pues eso, un par de cojones!! Yo también me uno a ese brindis por "El San Felipe".
    Besitos!

     
  • At 2:02 p. m., Blogger Tony Soprano said…

    Coincido, maldita historiografía anglosajona.

    Pero no son los únicos. Mira los italianos, parece que ganaron Lepanto solitos. Y se olvidan que si las galeras venecianas actuaron tan bien fue porque iban hasta las cofias de infantería española.

    Y nuestros hermanos imperiales austriacos... si hay una victoria aplastante, es austriaca. Si hay una victoria indecisa, es imperial. Si hay una derrota, es española.

    Brindo por San Felipe, pensando a veces en San quintin.

     
  • At 10:43 p. m., Blogger Ligeia said…

    Yo atmbién he visto lo de 'La Armada invencible'.

    Yo brindo por el San Felipe, por tí y por lo que gritan en tu pueblo.

     
  • At 1:57 a. m., Blogger DaliaNegra said…

    Me ha encantado este post:)))
    Hurras por el San Felipe,¡sí señor!
    Aquí un grumete emocionado te manda una salva de besos****

     
  • At 6:17 p. m., Blogger illa said…

    Espero no llegar tarde para el brindis!

     
Publicar un comentario
<< Home
 
 
Eslora

Name: Kaloni
Home: Valencia, Spain
About Me:
See my complete profile
Se dijo
Se dijo
Shoutbox

Qui dabat olim imperium, fasces, legiones, omnia, nunc se continet atque duas tantum res anxius optat, panem et circenses.

Buena Gente
Modelismo Naval
Guitarra
Saxo
Contabilidad
Comic
Bravo por la Música

Powered by

Blogger Templates

BLOGGER

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.